Especializados en Derecho Bancario y Financiero

Afectados por Cláusula Suelo

¿Qué son las Cláusulas Suelo?

La cláusula suelo es una cláusula contractual inserta en multitud de préstamos hipotecarios que fija un mínimo a pagar en las cuotas de la hipoteca, aunque el índice a la que esté vinculada (por ejemplo, el Euribor) sea inferior. Por tanto, siempre se pagará ese interés.

Antes y durante la crisis, muchas de las hipotecas variables que se concedían tenían esta cláusula suelo, cuyo valor normalmente no bajaba del 3%. En consecuencia, cuando el euríbor (el índice de referencia más utilizado) empezó a descender, a muchos hipotecados se les aplicó un tipo mínimo que les hacía pagar más dinero del que hubieran abonado si no existiera ese tope, sin poder beneficiarse de la caída de tal índice.

¿Por qué son nulas las Cláusulas Suelo?

La gran mayoría de las cláusulas suelo fueron incorporadas al préstamo hipotecario con falta de transparencia por parte de las entidades bancarias, pues en muchos casos no se explicaron cuáles eran las consecuencias de tener esta cláusula en la hipoteca.

El 9 de mayo de 2013 el Tribunal Supremo estableció la nulidad de las cláusulas suelo por falta de transparencia. Más adelante, el 21 de diciembre de 2016 fue el Tribunal de Justicia de la Unión Europea quién confirmó la nulidad de la cláusula suelo, estableciendo que la devolución de los intereses pagados de más en virtud de dicha cláusula debería computarse desde el inicio del préstamo, junto con los intereses legales. Asimismo, el Tribunal Supremo estableció en su Sentencia de 4 de julio de 2017que, si se estimaba la demanda sobre cláusulas suelo, se debía condenar al banco al pago de las costas procesales, al provocar que el consumidor tuviera que acudir a los tribunales.

Cláusula Suelo de Empresas y Autónomos

La mayor preocupación a la hora de reclamar la nulidad de la cláusula suelo es la de condición del prestamista pues, en principio, solo con la condición de consumidor es de aplicación la Ley de Consumidores y Usuarios.

No obstante, la nueva jurisprudencia del Tribunal Supremo ha abierto la puerta a las empresas y autónomos a reclamar la nulidad la cláusula suelo, aunque el préstamo se haya realizado con fines profesionales o comerciales. Esta nueva doctrina se fundamenta en que la Ley de Condiciones Generales de la Contratación – que también regula la abusividad de las cláusulas contractuales – prevé su aplicación asimismo para las personas jurídicas, ya que, según la exposición de motivos de la mencionada ley, existen igualmente situaciones de abuso cuando los contratos se firman entre empresas. En este sentido ya se ha pronunciado el Supremo en su sentencia de 25 de marzo de 2019 y en la sentencia de 11 de marzo de 2020; las Audiencias Provinciales, como la de Girona en su sentencia de 19 de julio de 2019; y multitud de juzgados de primera instancia.

Cláusula Suelo de Particulares

En el caso de los particulares, la nulidad de las clausulas suelo viene avalada por el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (TRLGCU) aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007 y por toda la jurisprudencia citada cuando hemos expuesto las razones de nulidad de la cláusula suelo.

Según esta Ley, son consumidores o usuarios las personas físicas o jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional. Dicho concepto de consumidor procede de la Directiva 93/2013 de la Unión Europea, la cual regula las cláusulas abusivas.

¿Qué pasa si he llegado a un acuerdo con el banco? Los Acuerdos de Rebaja.

En BBS Abogados llevamos años litigando sobre esta cuestión. Nuestra posición es clara: dichos acuerdos firmados son nulos de pleno derecho. La gran mayoría de las veces no se trata de un acuerdo negociado entre el banco y el consumidor, sino que los acuerdos son impuestos por el banco sin que el consumidor tenga la posibilidad real de influir en su contenido. Además, los consumidores no fueron informados sobre renuncia económica que suponía este acuerdo.

Actualmente, se ha elevado una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de manera que estamos a la espera de que se pronuncie sobre esta cuestión y acabe con todos los interrogantes.

¿Cómo saber si mi hipoteca tiene una Cláusula Suelo?

Una duda muy frecuente de los clientes que acuden a nuestro despacho es si su hipoteca contiene una cláusula suelo. No es una pregunta extraña, ya que lo cierto es que no es sencillo identificar una cláusula suelo en un préstamo hipotecario. Es por eso que recomendamos a los posibles afectados ponerse en contacto con nosotros para poder evaluar su situación.

Sin embargo, existen algunos trucos que pueden facilitar una cláusula suelo.

  1. Revisar las escrituras de préstamo, concretamente la cláusula tercera bis. Las expresiones que se suelen utilizar para incorporar una cláusula suelo son “Límite mínimo del tipo interés aplicable del (…) %” o “El tipo del interés devengado por el presente préstamo no podrá ser inferior al (…) %
  2. Revisar el recibo de la hipoteca, y comprobar si el interés que le están aplicando es superior al último valor del Euribor (o el índice al que esté suscrita la hipoteca) más el diferencial pactado. Si su interés es superior al 3%, seguramente su hipoteca tenga una cláusula suelo o esté referenciada al IRPH (otra cláusula abusiva)

Pasos para reclamar una Cláusula Suelo

  • En primer lugar, concertamos una primera visita gratuita con el cliente para revisar la documentación y así poder evaluar su caso. Es muy importante que en esta primera reunión traigan la escritura de préstamo hipotecario (no la de compraventa) y, en la medida de lo posible, el cuadro de amortización y de intereses. Si no sabe como conseguirlo, puede ponerse en contacto con nosotros y le explicaremos cómo.
  • En segundo lugar, es muy importante realizar un cálculo económico del perjuicio derivado de la cláusula suelo, no solo para que el cliente conozca el menoscabo sufrido, sino porque será necesario aportarlo con la demanda. En BBS Abogados, llevamos años colaborando con una experta en economía matemática que se encarga de elaborarlo.
  • En tercer lugar, aconsejamos realizar una reclamación extrajudicial a la entidad bancaria, para poder llegar a un acuerdo que beneficie a nuestro cliente y así se ahorre acudir a los tribunales.
  • Si la reclamación extrajudicial no prospera, iniciamos un procedimiento judicial, es decir, interponemos una demanda contra el banco para conseguir que se declare la nulidad de la cláusula suelo y que se devuelvan al cliente las cantidades pagadas de más desde la suscripción del préstamo, los intereses legales y las costas procesales.

En BBS Abogados atendemos todas sus consultas y le ofrecemos un asesoramiento integral e individualizado para conseguir eliminar la cláusula suelo y recuperar todo su dinero, sea un particular, un autónomo o una empresa. Asimismo, también nos encargamos de asesorarle en caso de que la clausula suelo venga incorporada con otras cláusulas (IRPH, interés de demora, comisiones indebidas, gastos de hipoteca, etc.). Por ello, puede contactar con nosotros escribiéndonos a bbsabogados@bbsabogados.com o llamando al 93 760 53 77.